Acoso Escolar

El acoso escolar es un tema, tristemente, de gran actualidad. Lo escuchamos en medios de comunicación, redes sociales, en nuestro entorno más cercano o incluso, lo hemos vivido en nuestra propia experiencia. Al rodearnos de tantas opiniones distintas, es más fácil que confundamos términos.

Por ello, ¿qué es realmente el acoso escolar? Los expertos afirman que el acoso escolar se conforma de una serie de comportamientos violentos, que se repiten a lo largo del tiempo, volviéndose de algún modo, sistemáticos. Hasta aquí, suponemos que todo podía estar más claro previamente. La cuestión donde es más fácil perderse, es en considerar qué son esos comportamientos violentos. Vamos a arrojar algo de luz al tema:

  • Agresiones físicas. Suele ser lo primero en lo que pensamos referente al maltrato entre personas. Bofetadas, empujones, golpes…
  • Agresiones verbales. Según apuntan las últimas evidencias, son las manifestaciones más comunes dentro del acoso escolar. Insultos, motes, menosprecios públicos, difusión de rumores, amenazas, etc.
  • Agresiones sexuales. Por ejemplo, comentarios machistas u obscenos, tocamientos en lugares íntimos o presionar para que se realicen conductas que tienen que ver con la sexualidad.
  • Exclusión social. No dejar participar en grupos, manipular a los demás en contra de una persona, o mostrándole frente a los demás con alguna cualidad negativa o rechazable.
  • Ciber acoso. Algunos de los comportamientos ya citados, pueden darse a través de las redes sociales o Internet. Por ejemplo, insultar, extender rumores, o hacer desprecios públicos, publicación de fotos o comentarios desvalorativos, exclusión de grupos, etc.
  • Agresiones psicológicas. En todas las agresiones anteriores estaría presente a la vez la psicológica, pues de algún modo todas ellas pueden generar consecuencias emocionales (miedo, humillación, disminución de la autoestima…).

Algo más claro el concepto de acoso escolar, o eso esperamos, nos gustaría acabar planteando algunos de los mitos que solemos mantener al respeto, y que poco tienen que ver finalmente con la realidad:

  • “Son cosas de niños o adolescentes”. Las cosas que nos pasan siendo pequeños, pueden dejar consecuencias psicológicas iguales o peores que si nos ocurrieran siendo adultos. El maltrato sigue siéndolo, independientemente de quien lo reciba o lo produzca.
  • “Esto ha pasado toda la vida”. Que situaciones de violencia lleven pasando mucho tiempo, no es un motivo para no actuar sobre ello, sino todo lo contrario.
  • “Algo habrá hecho”. Nadie merece ser maltratado. A veces, las personas damos justificaciones así por el miedo a que pueda pasarnos eso mismo o para no asumir responsabilidades (es que él es muy “x”, a mí eso no me pasará si no soy así). Además, según las últimas investigaciones, el acoso escolar tiene mucho que ver con la persona que acosa y como ésta se relaciona con los demás.
  • “Eso le hará fuerte”. Como con las frutas, las personas podemos madurar a pesar de habernos llevado algún golpe, pero también, podemos madurar sin ellos.

Esperamos que os haya ayudado a acercar posturas con lo que entendemos por acoso escolar. Para continuar con ello, ya que entendemos que es un tema de gran interés, publicaremos los siguientes artículos:

  • ¿Cuáles son los principales indicadores de que alguien puede estar sufriendo acoso escolar? ¿Y cuáles los indicadores de que alguien puede estar acosando?
  • ¿Cómo podemos intervenir cuando alguien está siendo acosado? ¿Y cuando alguien está ejerciendo acoso escolar?
Author Info

Irene Espinosa Marlasca

No Comments

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies