La sospecha

La sospecha

En el artículo anterior vimos algunos datos estadísticos y muchos de los mitos que son muy frecuentes cuando hablamos de los superdotados.

En esta entrada, intentaremos dar unas pistas básicas de con qué diagnósticos clínicos comúnmente se suele confundir en los menores:

  • Trastornos de conducta: Mal comportamiento sobre todo en el ámbito escolar que puede deberse a diferentes motivos. Los más comunes son:
    • Puede ser que el niño se aburra y comience a hacer conductas no adaptadas en el contexto de clase: levantarse, dibujar, interrumpir las explicaciones del profesor, distraer a los compañeros, etc.
    • Puede ser que el niño decida comportarse mal porque ve que así es más aceptado dentro de su grupo de iguales que si es el “empollón”.
  • Hiperactividad: Muchos de los niños con altas capacidades son definidos por sus padres como muy inquietos y enérgicos. Eso, unido a la fama del Trastorno por Déficit de Atención y a la poca de las Altas Capacidades hace que el diagnóstico se suela volcar más hacia el primero de ellos.

Sabiendo esto, podemos evitar en muchos casos que un mal diagnóstico, lleve asociada una intervención poco adecuada y con ello el agravamiento del problema más que la solución. En algunos casos ambos diagnósticos pueden coexistir, en la mayoría suelen ser síntomas y no la causa del problema. Hacer un diagnóstico adecuado nos va a ayudar a hacer una intervención precisa, efectiva y sobre todo rápida.

Y vamos a ver las principales y más comunes características de este colectivo. Pudiendo o no ver reflejado a nuestro hijo o hija dentro de ellas, según cada caso en concreto:

  • Suelen ser muy enérgicos y activos.
  • Suelen parecer a menudo estar distraídos, como en las nubes, pero curiosamente parecen enterarse de mucho más de lo en un principio pensamos.
  • Muy alto “Sentido de la Justicia”, mostrando cierta inflexibilidad en su pensamiento respecto a las normas.
  • Suelen resolver los problemas cotidianos de formas diferentes a la esperada, pero igualmente correctas.
  • El ¿Porqué? Es su pregunta favorita y además es agotadoramente infinita para el que responde.
  • Parecen afectarle las cosas más de lo normal al compararlos con otros niños de su edad.
  • Suelen alcanzar los hitos del desarrollo antes de lo esperado por su edad cronológica.

Tanto si eres padre o madre, como profesor o pediatra de este tipo de niños y niñas, puedes ver identificados estos aspectos antes mencionados en alguno de ellos. Acuerdate que el 3% de los niños es un caso de Altas Capacidades. La sospecha es el primer paso.

Author Info

Alicia Martínez Montesinos

Psicóloga, con formación específica en la rama de la psicología clínica y de la salud. Atiendo a niños, adolescentes y adultos. Algunos de los campos donde trabajo son: terapia individual con niños y adultos, psicogerontología, psicología de emergencias, superdotados, talleres grupales, cursos de formación especializada…

No Comments

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies