¡Septiembre! Final de Ferias y vuelta al cole. Estas son algunas sugerencias que como padres pueden servirnos para hacernos más fácil este trago. Hay que intentar comprender que ya hace más de dos meses que la rutina ha desaparecido: los momentos de permanecer sentado, madrugar, hacer deberes, o las mil actividades extraescolares  a las nuestros hijos están apuntados. Y ahora…volvemos a empezar. A los niños les cuesta menos que a los adultos establecer hábitos, pero también les cuesta mucho menos cambiarlos. Es importante darse cuenta que las dos primeras semanas es un periodo en el que el niño debe hacerse a su nueva rutina y esto implica unos cambios en su conducta, pero en la mayoría de los casos, son pasajeros y necesarios. Hay que darles un poco de tiempo para que se adapten a la vuelta al cole. Algunos consejos que pueden servirnos para este momento son:

  1. Informa a tu hijo de las cosas. A las personas nos gusta estar informados de lo que nos pasa y esa información nos puede ayudar a tener una mayor sensación de control sobre la situación, es decir nos da mayor seguridad. Siempre que hablemos con ellos debemos adaptarnos a su lenguaje, haciéndolo sencillo y sin mentirles.
  2. Las rutinas básicas son esenciales. El volver a acostarse pronto, dormir las horas recomendadas, una alimentación completa y sana ayudan a que los niños lleven mejor el comienzo del cole. Sin olvidarse de que los niños tienen que jugar y eso mejor se hace en el parque con otros niños, en casa es difícil que gasten toda la energía que les sobra.
  3. Es muy importante hacer a nuestros hijos autónomos y partícipes del colegio. Es tan fácil como pedirles que nos ayuden a forrar los libros, dejarles que elijan los cuadernos o las actividades extraescolares que a ellos más les gusten.
  4. Es posible que el cambio de todo lo que supone el verano a lo que hay que hacer durante el curso no les guste. Es normal que estén más cariñosos o incluso que se comporten de modo más infantil, o tengan algún miedo. Es normal, a nosotros también nos pasa en las situaciones nuevas a las que nos enfrentamos. Tendremos que intentar aportarle ese extra de “mimos” si los necesitan, pero siempre siendo conscientes de que no consigan beneficios por ello.

¡Feliz vuelta al cole!